En Home, Noticias

¿Cómo se han comunicado históricamente en Colombia científicos (geólogos) con comunidades que habitan zonas de influencia volcánica?, ¿a partir de qué estrategias lo han hecho?, ¿qué ha fallado en esas apuestas previas?, ¿qué implicaciones prácticas se derivarían de una comunicación más eficaz entre estos dos tipos de actores?

Las anteriores son algunas de las preguntas que orientaron el rumbo de una de las más grandes estrategias de comunicación pública de la ciencia en el país.

Producto de la necesidad histórica de lograr una comunicación más fluida y eficaz, entre geólogos y comunidades, nace en el año 2016 la estrategia Volcán, Riesgo y Territorio, en el marco de una iniciativa interinstitucional entre la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), el Servicio Geológico Colombiano (SGC) y el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCyT).

La estrategia de comunicación tiene un alcance nacional, pero implicó trabajos de investigación en zonas específicas del país,  para identificar percepciones sociales asociadas al riesgo volcánico, en  municipios y veredas de los departamentos de Caldas, Nariño, Tolima y Cauca, pues son zonas que pueden verse altamente afectadas por efecto da la actividad volcánica.

El lugar de los públicos en una estrategia de comunicación pública de la ciencia en torno al riesgo volcánico en Colombia

Históricamente la divulgación científica ha sido reconocida como un ejercicio en el que científicos y expertos ‘traducen’ información técnica y especializada a públicos que se asumen, como no-expertos, o carentes de conocimiento, lo que termina implicando ejercicios de comunicación que se organizan de manera vertical y poco participativa: de arriba hacia abajo; de quienes ‘lo saben todo’ hacia quienes ‘no saben nada (o poco)’.

La comunicación pública de la ciencia supone reconocer los actores sociales que serán en última instancia, los destinatarios de la estrategia, habilitando escenarios de encuentro en los que se posibilite la  participación de estos actores, en las diferentes etapas del proceso. Así pues, los públicos no sólo no son imaginados en un proceso de comunicación pública de ciencia, sino que, además, forman parte activa a la hora de orientar contenidos y formatos.

La  participación previamente mencionada para los públicos, tuvo distintos niveles y alcances; dependiendo de la etapa del proceso, los públicos aparecieron como: fuente primaria de información a la hora de reconocer percepciones sociales vinculadas al riesgo volcánico, instancia consultiva que ofrece recomendaciones de contenido y formato en contextos específicos y como actores directamente en la producción de piezas de comunicación en dos (2) casos específicos: los Mapas participativos frente al riesgo volcánico y las piezas radiales.

El lugar de la mediación: entre comunidades y geólogos

Habilitar y orientar los espacios de participación, diálogo y negociación entre comunidades y geólogos mediante estrategias metodológicas destinadas para tal fin, constituyó el rol de mediación que cumplieron los investigadores e investigadoras del área de Apropiación Social de la Ciencia del OCyT. Esta responsabilidad implicó mucho más que habilitar un espacio para que unos y otros se encontraran; implicó generar las herramientas metodológicas para que actores que son reconocidos como ‘expertos’ y ‘no expertos’ en materia de riesgo volcánico, pudieran trabajar de manera conjunta, sin que se invisibilicen o subordinen algunas voces.

Esta función de mediadores se vincula de manera directa con los niveles de participación que son habilitados tanto para los geólogos, como para las comunidades, en cada una de las etapas de la estrategia, que son tres (3):

 

  • Etapa 1. Diagnóstico de percepciones sociales: mediante actividades de investigación cualitativa y cuantitativa adelantadas por OCyT en varios municipios y veredas de los departamentos anteriormente mencionados, se identifican necesidades de información, intereses comunicativos, consumos culturales y mediáticos, además de las percepciones sobre el volcán y algunos de sus significados. Dichos ejercicios se realizaron con las comunidades que habitan en zonas de potencial afectación por actividad volcánica, que son zonas contiguas al Nevado del Ruíz ubicado entre Caldas y Tolima, en torno al Volcán Puracé, que se encuentra en Cauca y municipios y veredas contiguas a los volcanes Chiles y Cumbal que se encuentran en el departamento de Nariño.
  • Etapa 2. Identificación de intereses comunicativos y realización de contenidos: se identificaron las necesidades de información por parte de las comunidades y se organizaron y clasificaron intereses comunicativos por parte de la UNGRD y el SGC en lo que concierne a: conocimientos geológicos de los volcanes, fenómenos volcánicos, aspectos de orden normativo y procedimental con relación al riesgo, entre otros. Esto fue fundamental, sobre todo con el propósito de establecer una articulación entre lo que las comunidades consideran más importante a la hora de informarse sobre riesgo volcánico, frente a lo que las entidades consideran más relevante comunicar en la misma materia.
  • Etapa 3. Producción de piezas: esta fase implicó de manera inicial con una propuesta de piezas, así como su posterior producción y definición de condiciones de uso, circulación y evaluación. En esta etapa el trabajo con las comunidades y los geólogos implicó varios diseños metodológicos que favorecieron ejercicios de co-producción. En estas jornadas de co-producción, geólogos, profesionales de la gestión del riesgo, maestros, personal de policía y bomberos, así como ilustradores científicos, productores radiales e investigadores sociales, se embarcaron en una serie de ejercicios colectivos, que sin ser libres de tensiones y negociaciones, permitieron la producción de dos (2)  de las piezas que componen la estrategia de comunicación: los mapas participativos frente al riesgo volcánico y las piezas radiales.

Así pues, la participación del Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, desde su área de Apropiación Social de la Ciencia en calidad de mediadores del proceso comunicativo implicó:

  • Favorecer espacios participativos en los que científicos geólogos y actores sociales de comunidades asentadas en zonas de influencia volcánica, dialogaron y negociaron conocimientos.
  • Producción de materiales comunicativos de manera conjunta (geólogos, comunidades, productores y mediadores).
  • Clasificar y priorizar información para comunicar en cada una de las piezas, así como definir sus alcances.
  • Garantizar que las voces de las comunidades, sus estéticas y sus formas de nombrar el mundo, quedaran recuperadas y materializadas en las piezas de comunicación.
  • Acompañar la producción de las piezas en el proceso de validación (de contenido y forma) por parte de las entidades y las comunidades para garantizar que las piezas generan sentido y capacidad de identificación con relación a los usuarios finales.

Las piezas que componen la estrategia Volcán, Riesgo y Territorio

La estrategia constituye una apuesta de comunicación pública de la ciencia en la que se ponen en un diálogo no libre de tensiones, actores sociales que portan distintas comprensiones de mundo, intereses y necesidades en torno al riesgo volcánico en cada uno de los territorios acompañados.

De acuerdo con las actividades adelantadas en las primeras dos etapas de la estrategia de comunicación, se propusieron una serie de piezas, de acuerdo con las necesidades de información de las comunidades y los intereses comunicativos de las entidades participantes, que fueron posteriormente validadas. Fruto de este trabajo inicial, se adelantó la producción de ocho (8) piezas comunicativas que son:

  • Mapas Participativos frente al riesgo volcánico
  • Piezas Radiales (Sonotipos, radioteatros, cuñas)
  • Afiches
  • ”Volcanes más que montañas”. Cartilla para líderes comunitarios
  • ”Vivir en Tierra de Volcanes”. Objeto Virtual de Aprendizaje (OVA)
  • Volcán Riesgo y Territorio. Página Web
  • Video Explicativo

Volcán, Riesgo y Territorio, fue una estrategia que implicó tres años llenos de aprendizajes y el planteamiento de nuevas inquietudes respecto a la comunicación pública de la ciencia, la gestión del riesgo volcánico y la construcción del conocimiento científico tecnológico en el que se reconozcan múltiples saberes y experticias.  Actualmente, la producción de piezas   ha sido ya finalizada y se cuenta con un plan de entrega de cada una de las mismas a las gobernaciones y alcaldías de las zonas que fueron acompañadas por el proyecto. Cada una de las piezas cuenta con un plan de implementación y seguimiento.

Lo invitamos a que conozca más acerca de la estrategia y cada una de sus piezas comunicativas próximamente, en el portal: www.volcanriesgoyterritorio.gov.co

Noticias recientes

ESCRIBA Y PRESIONE ENTER PARA BUSCAR